Soliloquios de Navidad

Cinco soliloquios relacionados con la navidad

Soliloquios de Navidad (1)

El Rey Mago de Oriente.

(Asombrado y feliz)

Esta ha sido una noche fantástica. Desde que apareció esta nueva estrella, el firmamento ha hablado distinto. Es una buena señal, nunca antes había pasado algo así !

Durante siglos los reyes de Babilonia hemos interpretado los cielos. Todo ha quedado escrito, todo ha sido estudiado, todo lo hemos leído, pero esto es único y diferente. Cada constelación tiene su ciclo y los planetas su lugar, pero esta estrella es única… su interpretación debe ser correcta. He revisado los escritos y no encontré nada en Persia o Arabia, Egipto ni Siria.

Oh, estrella, ¿qué me quieres decir?…hace meses que te observo. Los astros anuncian la llegada de un Rey, el triunfo en una batalla, un milagro, castigo de los dioses, justicia y juicio a las naciones. ¿Cuál es tu mensaje?

Esta luz es maravillosa, majestuosa, una estrella sin igual y está avanzando hacia el Oeste. ¿Qué quieres mostrar? ¿Qué lugar es digno de tu señal? ¿Fenicia, Siria? Sólo me falta revisar las profecías hebreas. Ellos no siguen los astros ni nuestros dioses, pero sus sacerdotes eran sabios y sus profecías son certeras.

(mirando un pergamino)

“Y tú Belén de la tierra de Judá; no eres la más pequeña entre los príncipes de Judá: porque de ti saldrá un guiador, que apacentará a mi pueblo Israel…. …y de ti saldrá un Salvador”…. Aquí está, eso es. A él es a quien anuncian los cielos. Un rey entre los judíos…. Un rey-dios llega al mundo!. Todo concuerda. Belén de Judá.!

Tardaremos unos meses más en llegar, pero valdrá la pena para adorar al rey-dios. Yo llevaré mirra y otras especias de Oriente. De seguro nacerá en un palacio y su cuna será de oro puro…quizá sea el tiempo en que vuelve la gloria de Salomón. Dice la profecía que su nombre será Emanuel o sea “Dios con nosotros”…qué afortunados son los judíos: Dios viene a habitar en medio de ellos.!

Mis amigos, los otros reyes magos estarán felices de saber lo que he descubierto. Llevarán oro e incienso, iremos juntos hasta Belén. Tantos dioses, tantos astros por tanto tiempo, al fin llega la verdad.

Ha comenzado la era del cordero y debo ir a adorar al Príncipe de paz. Mañana mismo empiezo a preparar el viaje.

Pero por qué es Belén y no Jerusalén? La vida de un rey debe comenzar en la ciudad de un rey.

Quizá no comienza allí. Tal vez termine allí. …No…. su reino no tendrá fin.


Soliloquios de Navidad (2)

El Posadero

(preocupado, paseándose)

No tenía otra opción, el pueblo está lleno de gente. La posada está completa día y noche y eso es un buen negocio es por el censo…… lo siento. No había lugar, no tenía lugar.

Y aunque hubiéramos tenido alguna habitación, tal vez no tenían dinero. Ella se veía distinguida, quizás era de buena familia, pero él, más parecía su padre que su esposo, dijo que era carpintero.

No fue sabio hacer un viaje con la muchacha en encinta, porque estaba en cinta, y muy avanzada… Bah!… ¿Qué más da desobedecer la orden del censo? Pudo no viajar. A los romanos sólo les interesa para los impuestos y el reclutamiento, pero a este viejo y a los judíos en general no nos llaman, no adoramos sus dioses y no seremos parte de sus legiones.

Oh, profetas… ¿cuándo vendrá el Mesías que nos libere de la opresión romana?

.. mmmm … ya! …. vuelve al trabajo, mañana hay que asar un poco de cordero, habrá muchos clientes, si alguno se va, tal vez podría hacer espacio para esa pareja… ¿cómo estarán? (preocupado) …. al menos el establo es algo. (resignado)

La muchacha no se quejaba, pero se veía cansada. Cuando mi sirviente vaya a ordeñar la vaca, le diré que les deje un poco de leche.

Si el bebé nace pronto, no podrán irse en un par de días… preguntaré a las mujeres de la cocina si acaso saben atender un nacimiento. De seguro que el viejo al igual que yo, no sabe nada de recién nacidos… ¿estarán bien? ¿cuánto les voy a cobrar por alojar en el pesebre? Oh… ¿cómo pude pensar eso?… No. Ya tengo suficiente ganancia con el gentío, la taberna, los alojamientos, en fin. Por último pido al carpintero que me arregle un par de sillas o las puertas y quedamos a mano…. ¿Cuál podría ser?….. la ancha o la angosta?….la ancha es más fácil. Esa la veré yo. Le pediré la angosta, no todos entran fácilmente por ella. Carpintero…seguro que ese es el futuro que le espera a su hijo. Quizás aprenda a hacer puertas cuando crezca.

Quizás él mismo sea la puerta.

Pero qué estoy diciendo….. creo que el cansancio me tiene hablando cosas sin sentido.

Ya, muévete Eleazar……. a preparar el día de mañana.


Soliloquios de Navidad (3)

La Partera

(habla medio inquieta, como queriendo convencerse a sí misma)

¿Quién lo habría creído? Seguramente ni dinero tienen.

De otro modo no estarían en la pesebrera, aunque con este gentío no hay lugar en ninguna parte. Pero ¿cómo se le ha podido ocurrir hacer tal viaje en los últimos días? Eso ha sido irresponsable.

No pienso ir. Ya ha sido un largo día y mañana se que debo ir a la casa de esa mujer rica. A ella creo que le podrían faltar algunos días para su parto, pero iré igual, ellos pagan.

Tengo mis cántaros sin agua, debo ir al pozo a llenarlos… (pensativa) y la parturienta del pesebre tendrá agua?…. ah, no es asunto mío!

Y leña… Ese muchacho dijo que no tenían leña en el establo… Es una noche un tanto fresca… mmmm en el pesebre el calor de los animales les abrigará. Me dijo que ella es muy joven, pero no tendrá problemas, las muchachas tienen mucha fuerza, aunque a veces son tan débiles que… no, ella si sobrevivirá.

En realidad este censo desordena todas las cosas, gente va y viene, quizás no sea la única próxima por alumbrar por allí.

Bueno… No es asunto mío, por último si me hubieran avisado antes. ¡Muchacho entrometido! Por qué vino a importunarme contándome tal caso……quizás ni si quiera ellos lo enviaron y yo estoy aquí atormentándome por un nacimiento en un pesebre.

¿Dónde dejé las mantas?… ¡¿No me digan que se quedaron en casa de Marta?!… ah su bebé sí que era lindo. Gordito, lleno de vida. Esos ojos iguales a los de su padre.

Tantos bebés he ayudado a venir a este mundo

(suspirando y espera unos segundos en silencio).

¿En qué pesebre me dijo el muchacho que estaban?… En la posada de Eleazar. Ese viejo tacaño… pero al menos les dio un lugar donde pasar la noche. En verdad una extraña noche. El cielo nunca había estado tan estrellado como hoy. ¿Será una señal?

Ya deja de hablar y anda…. Qué importa si tienen o no dinero. Va a nacer un niño. Debes amar a tu prójimo…… siempre lo he dicho…. Cuando algo hicieres por un niño, al mismo Dios lo haces.

Cada vez que un bebé nace, es porque Dios nos ama y nos envía paz y amor.

¡Vaya noche que me toca vivir!


Soliloquios de Navidad (4)

El pastor

¿Por qué yo? ¿Quién me va a creer a mi? Si mis hermanos no hubiesen salido corriendo muertos de miedo a hablar con los otros pastores en la colina no estaría yo solo ahora… ¿Habrán visto lo mismo que nosotros?

Fue grandioso, y justo hoy la primera vez que salgo a cuidar las ovejas. ¿Cuántas noches han cuidado las ovejas de papá?… y justo hoy en mi primera vez, en la primera vigilia. Nunca imaginé que pudiera suceder tal cosa. No fue una simple luz, no fue un relámpago. Eso fue angelical. Nadie me podrá negar que esas blancas vestiduras fueran de ángeles de Dios……Pero ¿quién me va a creer?

“…os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor. Esto os servirá de señal: hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre”.

“gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres” cantaron…. Lo recuerdo bien.

Pero por qué los ángeles habrían de aparecernos a nosotros, simples pastores de las colinas…. las visiones del cielo son para los profetas y los hombres de la ley…..aunque no niego que fue maravilloso.

Los ángeles anuncian la venida del Mesías. ¿Cómo será? ¿De blanca vestimenta como ellos? ¿poderoso? ¿rodeado de oro y ejércitos celestiales? ¿vivirá en Jerusalén?

Los hombres de las colinas poco sabemos de las escrituras, pero sí guardamos la Ley y los profetas, sabemos del cuidado que nos brinda el Gran Dios, de vigilias y de ovejas que necesitan de su pastor. El Mesías ha nacido, la paz llega por fin a Israel y el reino de Dios se acerca. No tengo duda que esa señal luminosa viene de lo alto y esos ángeles cantando dan la buena nueva.

Yo partiría corriendo hasta Belén en donde está el niño Dios. Qué bendición, ser testigo de su venida. Pero claro, como soy el menor y es mi primera vigilia, me tengo que quedar cuidando el rebaño y mis hermanos van a buscarle. Espero que sus corazones, sean corazones dispuestos y no simple curiosidad. Ya tendré la oportunidad de verle y adorarle como Hijo de Dios.

Está bien, esta noche me quedaré con las ovejas. …….. mmmmmmm pero me falta una, mirando bien, me falta una, la de orejas manchadas……. Qué haré con las otras 99?… estarán bien. Iré por ella, tal cual como lo haría el pastor de Israel.


Soliloquios de Navidad (5)

El Centurión

(abrumado y medio enojado)

Galia, Germania,-…. por todo el imperio he servido. Mi padre luchó en Grecia y los abuelos de mi abuelo vencieron en Cartago. Eso es pertenecer a una familia de legionarios. Es un honor luchar por la República y por Roma.

Cuando te distingues pasas a dirigir a otros hombres, eso es bueno, pero hubiese preferido ser uno más de la legión y estar en las campañas de otros confines o al frente de todos y no en este desierto olvidado por los dioses.

El clima es soportable, el invierno es grato, pero su gente…. extraña, pacata, fanáticos de una Ley. ¡Creer en un solo dios y sin forma!. Los filósofos griegos dan más sentido a las cosas que adorar un dios invisible.

Como centurión sé que debo seguir órdenes y dar órdenes a los míos, pero aún no lo entiendo. Preferiría luchar contra los galos, cabalgar contra mil hombres y enfrentarme a la muerte, peo estoy aquí.

Sé que no debo opinar, pero si supieran en Roma, que Herodes ha mandado matar niños…… Sé que me instruyeron a seguir órdenes, pero ¿seguir esas órdenes? No veo en ellos honor alguno.

¿Quién ha dicho que matar niños es una verdadera guerra, una batalla de iguales, un tarea para verdaderos legionarios?

¿Escucharon?… asesinar a todos los niños de las aldeas de no sé qué perdida provincia… ¡Qué valiente! Vaya honor… Espero que en mi casa nunca sepan de esto.

Lo que no sé es cuantos escudos vamos a usar (con ironía), cuantos valientes hombres debo llevar, qué tropas, caballos, qué debemos decir a esas madres…¿cómo quiere que matemos a su bebé? ¿quieren que lo echemos al río? ¿lo atravesemos con la espada, lo lanzamos a las llamas?. Por todos los dioses. Juro que después de esto pediré que me transfieran a las provincias más alejadas del imperio. Allí la guerra es verdadera. Ese Herodes, un cobarde y yo, Cirenio Rufo, Centurión, por último prefiero crucificar ladrones que seguir una estúpida orden.

(cambia su rostro y tono a uno afligido y esperanzado)

Soy soldado…. vivo para la guerra, pero creo que a este mundo le falta un poco de paz, aunque sea una noche de paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.